Surfskate: 5 Consejos para mejorar tu técnica

Surfskate: 5 Consejos para mejorar tu técnica

Impulsa y mejora tu técnica con el Surfskate

Mejora tu técnica con el surfskate siguiendo estos consejos ofrecidos por Watsay. No debemos confundir un skateboard o un longskate  con los surfskates, aunque su aspecto es parecido, la técnica es muy diferente. 

Los movimientos que realizamos en un surfskate se asemejan más a los movimientos del surf que a los de un skateboard convencional. No nos olvidemos que el surfskate se inventó principalmente como una herramienta para incluir en los entrenamientos de surf de ahí que los surfistas tengan cierta facilidad para adaptar los movimientos al surfskating.

Si no eres un surfista, esto no debe desanimarte porque en esta entrada vamos a darte unos consejos para mejorar tu técnica en el surf skate aunque no practiques surf.

5 Consejos que te van a ayudar a mejorar tu técnica en el Surfskating

Sigue estos 5 consejos para llegar a patinar como un auténtico profesional del Surfskate.

1. Consigue la posición adecuada de los pies

En un skateboard o longskate convencional, tus pies a menudo cambian de posición sobre la tabla. Y cuando te deslizas, tu pie delantero generalmente mira un poco más hacia adelante que el otro, por otro lado,  tus caderas también están giradas hacia adelante.

En un surfskate, tus pies prácticamente permanecen quietos. Además, es conveniente que los dos pies estén orientados perpendicularmente a al dirección que estás cogiendo.

Tu pie delantero tiene que estar posicionado justo detrás del eje delantero del surfskate , y tu pie trasero tiene que apoyar justo en el eje trasero o inmediatamente detrás de este, en el espacio entre  eje y el inicio de la curva de la cola. 

2. Presta especial atención a los hombros y las caderas

Al patinar en un skateboar o un longboard, no solo tus pies cambian de posición, sino que también los utilizas mucho para darte impulso y dirigirlo. El mayor ejercicio en el skateboarding y longboarding está por debajo de las rodillas, es decir tobillos y pies juegan un papel fundamental.

El surfskate se asemeja mucho más al surf: se centra todo en la parte superior del cuerpo, fundamentalmente en caderas y hombros, céntrate en esto si quieres mejorar la técnica en el surfskate.

Para girar y carvear en un surfskate, sigue esta regla: dirige con los hombros, después sigue con las caderas y por último con los pies. Para practicar estos movimientos, pon los pies en el suelo y permanece quieto. Mantén los brazos paralelos al suelo. Dobla las rodillas y luego balancea los brazos y los hombros en una dirección. Siente que tus caderas giran mientras su cuerpo gira, pero mantén los pies estáticos. ¿Puedes sentirlo? Pues toca practícalo sobre tu surfskate. Manten los pies fijos en la tabla en la posición correcta, dobla las rodillas, mantén los brazos hacia arriba y luego balancea el cuerpo con los brazos y los hombros, tienes que sentir que las caderas siguen el movimiento de los hombros y que los pies siguen el movimiento de la cadera.

3. Tus rodillas deben generar movimientos fluidos

Cuando enseñamos a los principiantes cómo mejorar la técnica con un surfsakte , uno de los fallos que más observamos es que mantienen las rodillas rígidas. Una de las cosas más bonitas del surfskate son los movimientos fluidos. La fluidez la encontramos en la forma en que se mueve la tabla, pero por supuesto, también en la forma en que tu cuerpo acompaña los movimientos de la tabla.

Buscamos que tabla y cuerpo fluyan como el agua. Los surfskates pueden ofrecerte curvas cerradas con inclinaciones muy pronunciadas a diferencia de lo que pasa con otros de tipos de skateboards. Pero poder hacer esas curvas e inclinaciones se requiere que te muevas con fluidez durante el proceso.

La fluidez de tu cuerpo debe comenzar con tus movimientos de flexión hacia arriba y hacia abajo de las rodillas. Observa cómo estos surfskaters profesionales utilizan las rodillas para agacharse y aompañar el movimiento fluido del surfskate:

4. No busques velocidad lo que hay que buscar es control

Muchos de los que vienen del entorno del longskate cuando descubren el surfskate, pronto se dan cuenta de que lo bonito del surfskate no está en la velocidad, más bien en el control.

En lugar de bajar pendientes a gran velocidad, aprenden a controlar la tabla de surfskate para lograr recortes cerrados durante todo el camino de ida y vuelta en la bajada. En un surfskate, tu objetivo no es llegar al final lo más rápido posible, es agotar hasta el último metro de esa bajada y conseguir que el viaje dure el mayor tiempo posible.

5. Sigue la corriente y déjate llevar por la libertad

Paradójicamente, es en el control de la tabla donde sientes la verdadera libertad del surfskate. En un surfskate, disfrutas del control total sobre la tabla, tanto hacia dónde te diriges como a qué velocidad lo haces.

Con un surfskate puedes lograr hacer frente a pendientes y obstáculos con facilidad debido en gran medida a su capacidad para carvear con precisión y controlar el descenso y la dirección.

En muchas ciudades, pueblos, parques, literalmente puedes andar con tu surfskate y bombear durante mucho tiempo sin tener que darte impulso con el pie en el suelo. Imagina tu trayecto como una ola.

Sigue las curvas y desniveles y observa a dónde llevan. Juega a probar cuanto tiempo puedes estar sin empujar con el pie o detenerte. No te pongas ninguna meta como objetivo, simplemente disfruta de la experiencia y la sensación del surfear el asfalto.

Escrito el 01/03/2022 694

Visto recientemente

No products

Menu

Top
Menu